grasas buenas

Grasas Buenas vs. Grasas Malas

grasas buenasLa industria de la alimentación crece y crece…vivimos en un mundo de consumismo en el que parece que todo está inventado, y es que hoy por hoy tenemos en el mercado productos procesados de todo tipo y para todos los gustos. Por otro lado, es evidente que cada vez es mayor el interés de la población general por seguir una alimentación y en general un estilo de vida saludable. La Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, vigente en nuestro país desde 2011, establece entre otras cosas, que las industrias deben minimizar la formación de ácidos grasos trans en los alimentos. Y es que mucho oímos últimamente de las grasas trans, pero, ¿sabemos realmente lo que son, y sobre todo, por qué son tan perjudiciales?

Las grasas trans o hidrogenadas se forman cuando un aceite vegetal en estado líquido es transformado en una grasa sólida mediante la adición de hidrógenos. Este proceso se emplea frecuentemente en la industria para incrementar la vida útil de ciertos alimentos, entre los cuales suelen estar las margarinas, snacks, productos de bollería, galletas y todo tipo de comida rápida.

El principal problema de las grasas trans es que incrementan los niveles de triglicéridos y LDL (colesterol malo), aumentando el riesgo de padecer enfermedades coronarias. Pero además, hay estudios recientes que demuestran que estos compuestos retrasan el crecimiento y la maduración del cerebro, y aumentan el riesgo de sufrir depresión.

Lo más curioso es que a veces, incluso alimentos que presumen de saludables (tipo light, bajo en grasa, o sin azúcar) pueden contener grasas trans en su composición, sin levantar la mínima sospecha…¿solución? lee las etiquetas: si no se indica claramente la mención “sin grasas hidrogenadas”, vete a la listas de ingredientes, donde debe declararse su presencia (por ley).

Por el contrario, las grasas insaturadas como las que se encuentran presentes el aceite de oliva y girasol, los frutos secos y el pescado azul, tienen un efecto protector sobre las membranas y reducen el colesterol malo. Así que ya sabes, sustituye las dañinas grasas trans por grasas saludables y tu corazón y tu mente te lo agradecerán.

Tags:
,
Logic Alimentaria