Toxiinfección Alimentaria

Toxiinfecciones alimentarias y sus 7 principales responsables

Las toxiinfecciones alimentarias son enfermedades que se producen por la ingesta de alimentos contaminados por microorganismos patógenos o sus toxinas, y son por lo general, indetectables si nos fijamos en aspecto, olor y sabor. Provocan trastornos gastrointestinales, como dolor de abdomen, diarreas, náuseas y vómitos, a veces seguidos de fiebre y en casos graves, pueden desencadenar enfermedades graves

A continuación vamos a conocer los microorganismos más populares por este tipo de intoxicaciones:

  • Escherichia coli: existen muchos tipos y en su mayoría no son dañinas para los seres humanos. Es una bacteria que habita de modo normal en el intestino de los seres humanos y animales mamíferos, y en aguas estancadas o contaminadas por heces fecales. Contaminan nuestros alimentos por malas prácticas de higiene (no lavarse las manos tras hacer de vientre) o por el uso de agua contaminada. Los síntomas son dolores de estómago, algo de fiebre, gases, inapetencia, vómitos y diarrea y se generan pasadas las 24 a 72 horas desde que la bacteria ingresó al intestino.
  • Clostridium perfrigens: su principal causa de proliferación en los alimentos es el haber mantenido el alimento caliente después de su preparación. Un pequeño número puede encontrarse después de la producción del alimento (contaminación cruzada) y que crezca durante otras fases como durante el almacenamiento. Por ello no se recomienda preparar alimentos con mucha antelación si no se van a conservar en frío. Los síntomas son intensos calambres abdominales y diarrea. Normalmente, esta enfermedad desparece después de las 24 horas.

  • Salmonella: Su origen es el tracto intestinal de, fundamentalmente las aves y los porcinos y pueden acabar contaminando las carnes crudas, el pollo crudo, los productos marinos crudos o el huevo, entre otros. Los síntomas pueden ser náuseas, vómitos, calambres abdominales, diarrea, fiebre y dolor de cabeza que pueden durar entre 1 y 2 días o prolongarse. Salmonella es sensible al calor, por ello la mejor manera de matarla es el cocinado adecuado de los alimentos (mayor a los 70 °C).
  • Listeria monocytogenes: causante de la Listeriosis es una enfermedad provocada por la ingesta de alimentos contaminados con esta bacteria, frecuenta en alimentos crudos, como carnes crudas y verduras, así como en los alimentos procesados que se contaminan después de su transformación, como los quesos blandos y carnes frías o los productos no pasteurizados de leche y los alimentos elaborados a partir de leche sin pasteurizar. Se presenta  con fiebre, dolores musculares y, a veces, con síntomas gastrointestinales como náuseas o diarrea. Si la infección se propaga al sistema nervioso, se manifiesta como una meningoencefalitis con fiebre, cefalea intensa, rigidez en el cuello, pérdida de equilibrio, o convulsiones.
  • Bacillus cereus: los síntomas que provoca son muy parecidos a los ocasionados por Clostridium perfringens. Inicio con diarrea aguada acompañada por náuseas, los calambres abdominales y el dolor ocurre después de 6-15 horas de haberse consumido el alimento contaminado. En la mayoría de los casos, los síntomas persisten por 24 horas. Se la relaciona con una amplia variedad de alimentos asociados a un alto contenido en almidón como productos elaborados a base de arroz, también pastas, quesos, carnes y verduras.
  • Staphylococcus aureus: principal causante de las infecciones nosocomiales (enfermedades hospitalarias), esta especie habita tanto en las mucosas como en la piel de los seres humanos, siendo nosotros la fuente de contaminación de alimentos por aureus debido a una mala manipulación y no tomando medidas higiénicas suficientes. Produce una amplia gama de enfermedades, desde cutáneas como foliculitis o conjuntivitis, hasta de riesgo vital, como celulitis, meningitis, sepsis o neumonía. Además, también puede afectar al aparato gastrointestinal, ya sea por su presencia física o por la ingesta de sus enterotoxinas que secretan. Sus síntomas varían según las enfermedades que se desarrollen, pero nuestro principal interés es en el apartado alimentario por su ingesta, en el cual provoca  al igual que los otros tipos vistos, dolor abdominal, nauseas y vómitos.

Los actuales sistemas de prevención y control en los países desarrollados garantizan un alto nivel de protección al consumidor mediante el cuidado de los alimentos y el de sus procesos de producción durante toda la cadena alimentaria (hasta su comercialización), con el fin de garantizarnos alimentos libres, en la medida de lo posible, de estas amenazas.

Por ello, si queremos evitar toxiinfecciones tendremos que poner también de nuestra parte con unas mejores maneras de manipulación de los alimentos sobre todo a la hora de preparar las comidas, e intentar adoptar unas medidas higiénicas más estrictas para que todos estos procesos de producción no hayan sido en vano y finalmente podamos disfrutar de una comida más segura.

 

¡Síguenos en redes!

FacebookTwitter – Instagram – LinkedIn

Pablo Arranz
pablo.arranz@logicalimentaria.com

Técnico especialista en Salud Ambiental. Intento hacer de este mundo un sitio menos sucio. Consejos e información sobre higiene y seguridad alimentaria.