Alimenta el Corazón

Cómo alimentar el Corazón

La Comunidad de Madrid, la Fundación MAPFRE, la Fundación Española del Corazón y la Fundación Pro Cnic ha elaborado una guía del corazón, un estudio práctico sobre las incidencias de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres españolas. En este documento se hace hincapié en la importancia de una alimentación a la hora de prevenir enfermedades tales como angina de pecho o el infarto de miocardio, el llamado “ataque al corazón”.

La alimentación equilibrada, variada y completa en energía y nutrientes es esencial para cuidar el corazón ya que permite controlar factores de riesgo como la diabetes, la hipercolesterolemia, la obesidad tipo 2 o la hipertensión arterial. Entre los alimentos más recomendados se encuentra el salmón, pescado azul rico en grasa Omega-3, grasa asociada a la disminución de la inflamación y de grasas saturadas. Otros pescados similares a introducir en la dieta son la caballa, el atún, el boquerón y la sardina. Por otro lado, los expertos recomiendan incluir un puñado de  nueces al menos 3 días por semana: aportan, vitamina E, magnesio y Omega-3. No debemos olvidar añadir a la dieta de manera frecuente las legumbres, que cocinadas con verduras, patata o arroz, son fuente de fibra,  micronutrientes y proteínas vegetales de alta calidad que ayudan al control del  colesterol en sangre. Además, la Organización Mundial de la Salud, indica que debe consumirse 5 raciones al día de frutas y verduras cocinadas y crudas, que aportan micronutrientes esenciales para la salud. Como ejemplo, el aguacate, que se compone de grasas de alta calidad y que se puede añadir crudo en ensaladas o cremas sustituyendo otro tipo de grasas menos saludables. Los vegetales de hoja verde por su parte, aportan nutrientes como el nitrato dietético, que parece mejorar el flujo sanguíneo cuando se consumen de manera habitual.

Cómo elaborar los platos también es un factor importante a tener en cuenta, se recomienda plancha, vapor, papillote u horno para carnes magras y pescados. En cuanto a las legumbres y las verduras, en ensalada, en crema, hervidas, salteadas o guisadas sin grasas tipo embutido o carnes rojas, es lo recomendado. Otros tips son aliñar con aceite de oliva virgen y aderezar los platos con menos cantidad de sal (no pasar de 5g / día) ya que favorecen al control de factores de riesgo cardiovascular como la obesidad o la hipertensión cardiovascular.

En conclusión, comer alimentos naturales, variados, de temporada y sin procesar cuida día a día a nuestro corazón. Sin olvidar que ¡llevar una vida sana, no fumar, hacer algo de ejercicio y descansar también es importante! 🙂

Si os ha gustado este artículo, podéis seguirnos y suscribiros en cualquiera de nuestras plataformas, y enviarnos dudas o cuestiones relacionadas con los temas tratados. 🙂

¡Os esperamos!

FacebookTwitter – Instagram – LinkedIn – Youtube

[wysija_form id=”1″]


Logic_Admin
desarrollo@logicalimentaria.com