Productos Light

PRODUCTOS LIGHT, QUE NO TE ENGAÑEN

Desde que aparecieran en nuestro país en los años 80 y hasta la actualidad, los productos light cada vez han ido ocupando mas espacio en las estanterías de nuestros supermercados.

Los productos light son aquellos cuyo contenido energético es mas bajo; y esto es asÍ porque los hidratos de carbono (azucares) o las grasas se han reducido, siendo sustituidos por otros ingredientes que aportan menos energía.

En el caso de los azucares se sustituyen por otros edulcorantes. Estos pueden ser polioles (manitol, xilitol, sorbitol, etc) y edulcorantes no calóricos (sacarina, aspartame, taumatina, etc) que no aportan energía.

En el caso de los sustitutos de las grasas nos encontramos con dos grupos: miméticos y sustitutos. Los primeros tratan de imitar la textura de la grasa y suelen estar elaborados a base de proteínas o hidratos de carbono. En segundo lugar, los sustitutos aportan el sabor y untuosidad característicos de la grasa.

La sociedad cada vez está más interesada en su alimentación y algunas personas recurren a los productos light. Pero ¿qué sabemos realmente de los productos light? ¿son tan buenos como creemos?

En 1990 se establecieron una serie de requisitos que debían reunir estos productos:

  • Debe existir un producto de referencia. Por ejemplo: para que existan patatas de bolsa fritas light, debe existir previamente el producto “no-light”
  • La reducción de energía debe ser de al menos el 30% con respecto al producto de referencia
  • Deben realizarse menciones en el etiquetado sobre el porcentaje de reducción de calorías, el valor energético y el producto de referencia.

Pero, tras un estudio realizado por EROSKI consumer, en el que se analizaron 52 productos light, se observó que mas de la tercera parte de los productos no cumplían el requisito de reducir, al menos, el 30% del aporte calórico.

Y diréis, si no cumple el requisito, ¿por qué puede venderse bajo esa denominación? Pues bien, en España no existe una legislación especifica sobre estos productos y, además, el seguimiento de esos requisitos no es obligatorio para el fabricante.

El hecho de que sea un producto reducido en calorías no quiere decir que no sea un alimento muy calórico. De hecho, la mayoría de productos comercializados con la etiqueta light son muy energéticos, tipo mayonesas, chocolates, galletas, etc.

Además, estos productos tienen un precio mayor al de referencia. Por lo que, si sumamos este dato a todo lo anterior, puede que este tipo de productos no sea siempre la mejor opción. Es por esto importante que aprendamos a leer el etiquetado de lo que comemos, optando siempre por productos lo mas naturales posibles y buscando una alimentación variada y equilibrada.

 

Podéis seguirnos en cualquiera de nuestras plataformas y enviarnos, dudas o cuestiones relacionadas con los temas tratados en nuestros artículos.

¡Os esperamos!

FacebookTwitter – Instagram – LinkedIn – Youtube

Suscribirse




Logic_Admin
desarrollo@logicalimentaria.com
No Comments

Post A Comment